Sede del Metro de Madrid y Centro Integral de Transporte

Sede del Metro de Madrid y Centro Integral de Transporte

La nueva Sede de Metro de Madrid se ha construido sobre las antiguas cocheras de Metro en Plaza de Castilla (Madrid). Y es en esa parcela donde también se construirá el CIT (Centro integral de transporte). Se trata de un proyecto liderado por Metro de Madrid para construir una pequeña ciudad del transporte que abarque más allá de su propia sede.

Para ello, Metro lanzó un concurso internacional en Septiembre de 2016. Finalmente, los ganadores fueron los miembros del equipo «Jardín 1», compuesto por los arquitectos: Iván Carbajosa, Lourdes Carretero, Julio de Fuente y Andrés Perea.

En palabras del propio equipo, el proyecto pretende mantener el legado del espacio de las antiguas cocheras:

Al retornar un espacio que había quedado olvidado, para uso y disfrute de los ciudadanos. Un nuevo espacio que habla de las infraestructuras que han hecho de Madrid una gran capital. Crear un espacio que los madrileños recuerden, al que quieran ir para sentirse ciudadanos. Ese lugar que en el entorno de la Plaza de Castilla no existe. Todavía.

La presencia de Metro de Madrid

La Sede de Metro de Madrid apoya en la parcela la idea de crear un lugar que ensalce cultura ferroviaria metropolitana.

Esa ciudad paralela en movimiento y bajo la tierra inspira el espacio para hacer evidente algo con lo que todos convivimos. Todos hemos ensoñado alguna vez con ese mundo subterráneo, con sus espacios y con sus apariciones en superficie: las bocas, las rejillas de ventilación, las cocheras… que están en el imaginario colectivo de los ciudadanos.

Además, la historia de la compañía de Metro Madrid está ligada a la evolución y modernización de la ciudad, desde 1919 hasta hoy. Su legado de edificios y estaciones, de gran valor arquitectónico, forma parte de la memoria. La identificación del ámbito con la empresa que representa se considera esencial.

Un campus institucional

Las reglas arquitectónicas están hoy muy claras: Permeabilidad visual. Supresión de las interferencias entre flujos peatonales y vehiculares. Además de reducir el consumo de agua (aprovechando aguas pluviales y grises), garantizando la permeabilidad de las superficies no ocupadas por la edificación para el equilibrio y conservación de los acuíferos existentes. No en vano, Madrid es una ciudad construida sobre aguas.

Esta nueva sede se ha diseñado para ser Edificio de Energía Casi Nula (NZEB). De esta forma, se cumplen las directivas de la UE exigidas para los edificios públicos que se construyan a partir del año 2018. Para ello, las instalaciones cuentan con producción propia de energía mediante paneles fotovoltaicos, pozos de geotermia, iluminación con sensores de luz natural y tecnología LED, aprovechamiento de agua o cubiertas vegetales, entre otras técnicas.

Los nuevos edificios arropan al parque para que los trabajadores de los nuevos edificios, los habitantes del barrio de Tetuán y los posibles visitantes disfruten de nuevas rutinas y formas de vivir. Para ello, el parque está inspirado por el patrimonio del lugar al ser un híbrido paisajístico ferroviario integrado con la naturaleza. De esta forma, el antiguo uso industrial ferroviario deja de ser privativo y ahora es parte del día a día de los ciudadanos que lo recorrerán. Se recupera así la parcela, de aspecto abandonado en pleno centro de Madrid.

Además, la recuperación no es sólo de espacios, puesto que se crea una función didáctica en la que las tecnologías de la información se integran para dar a conocer de manera interactiva el patrimonio y la historia de la compañía Metro de Madrid.

La fase 1 termina en 2022

Para Mayo de 2021, la Comunidad de Madrid había acabado las obras de construcción de los dos primeros edificios. Ambos serán destinados a la sede social de Metro de Madrid y cuentan con 7 y 12 plantas respectivamente, sumando 24.000 metros cuadrados. Albergaran el centro tecnologico y el centro administrativo de la compañía, donde trabajarán 1.000 personas.

La nueva sede social forma parte de un complejo de cuatro edificios relacionados con el transporte, que se disponen en el perímetro de la parcela, con un jardín en la zona libre central y un aparcamiento subterráneo. A este conjunto que ocupa la manzana completa delimitada por la Avenida de Asturias y las calles San Benito, San Aquilino y Magnolias, se le denominará Centro Integral del Transporte (CIT).

Tras la ejecución de la nueva sede, que es el primer edificio del CIT, se pondrá en marcha una segunda fase del proyecto, completando un conjunto que permitirá reubicar y concentrar en un futuro próximo los principales servicios administrativos, operativos y de control de Metro de Madrid. Uno de los futuros edificios es el denominado Centro de Control de Operación de Red (CCOR) que agrupará el actual Puesto de Mando y el Centro de Operaciones de Mantenimiento y Monitorización de Instalaciones y Comunicaciones (COMMIT).

Otro de los inmuebles se destinará al Consorcio Regional de Transportes de Madrid. Contará con gran jardín exterior en los espacios centrales, y una cubierta vegetal que completará el conjunto arquitectónico. El cuarto edificio será el futuro museo de Metro.

Galería de fotos de la Sede de Metro de Madrid

Haz clic en la imagen para acceder a la galería de fotos de la obra:

¡Compártelo!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad