Parroquia de Santa Ana y La Esperanza, Moratalaz (Madrid)

Parroquia de Santa Ana y La Esperanza, Moratalaz (Madrid)

La Parroquia de Santa Ana y La Esperanza es una iglesia católica situada en el barrio de Moratalaz, en Madrid. Su historia está ligada al desarrollo urbanístico y económico de la capital española durante la segunda mitad del siglo XX.

Una parroquia para un nuevo barrio; Moratalaz

A finales de la primera mitad del siglo XX, Madrid atravesó una época de penurias y escasez, pero a partir de 1951 se inició un cambio de modelo económico con el «Plan de Estabilización de 1959». Este plan, junto con la entrada de capital extranjero y el aumento de la tecnificación, sentó las bases del desarrollo industrial de Madrid, que se convirtió en una de las zonas más industrializadas de España. Al mismo tiempo, el sector servicios experimentó un importante crecimiento.

Esto provocó un aumento de la población debido al proceso migratorio desde el campo hacia la ciudad, especialmente desde las dos Castillas, Andalucía y Extremadura. La falta de viviendas fue un problema acuciante y aparecieron núcleos chabolistas en la periferia de Madrid.

En aquella época, Moratalaz, que se encontraba en el extrarradio de Madrid, era un territorio escasamente habitado donde solo había el Hogar del Ferroviario, construido en 1925 y que todavía existe, y el Barrio de las Latas, un conjunto de viviendas humildes cerca del arroyo Abroñigal, por donde hoy pasa la M-30. El resto del territorio estaba destinado a terrenos de labor, campo de artillería y alguna finca aislada.

La construcción de la Parroquia de La Esperanza

En 1956, la empresa URBIS compró una parte de estos terrenos y comenzó a construir viviendas en la zona más cercana a la actual M-30. La primera entrega de llaves tuvo lugar en 1960 y en 1965 las construcciones casi cubrían todo el territorio en el que hoy en día se encuentra la Parroquia de Santa Ana y La Esperanza.

El 9 de mayo de 1964, don Casimiro Morzillo González asumió el cargo de primer Arzobispo de Madrid y una de sus prioridades fue realizar un estudio para la construcción de parroquias en los nuevos barrios que se estaban construyendo en Madrid. Como resultado de esta iniciativa, en 1965 se construyeron 216 parroquias en la ciudad.

La empresa URBIS, encargada de la construcción de viviendas en el barrio, se comprometió a ceder los terrenos necesarios para la construcción de la nueva iglesia y el Arzobispado de Madrid encargó a la Congregación de los Redentoristas la construcción de la nueva parroquia.

La Parroquia de Santa Ana

Su historia se remonta a 1965, cuando fue desmembrada de la Parroquia de Nuestra Señora de la Merced. Inicialmente, la parroquia se ubicó temporalmente en los bajos de un edificio, mientras se construía la iglesia que hoy conocemos.

La iglesia de Santa Ana es una obra del arquitecto Miguel Fisac Serna, y fue el primer templo proyectado de acuerdo a las directrices del Concilio Vaticano II. Fisac diseñó una planta en forma de óvalo, con una disposición de bancos en forma de abanico y un altar central. Además, la iglesia cuenta con esculturas originales de José Luis Sánchez y una vidriera del Santísimo Sacramento de A. Úbeda.

Inaguración de la parroquia en el noticiario español del NO-DO. Matías Prats (Padre) en el que entrevista a Miguel Fisac
(aportación de Inma Herranz)

La Parroquia de Santa Ana fue consagrada solemnemente por el Arzobispo de Madrid, Monseñor Casimiro Morcillo, en diciembre de 1966. Desde sus inicios, ha sido dirigida por el sacerdote diocesano D. Bernardino Herrador Herrero. En 1977, la Parroquia de Santa Ana fue unificada con la Parroquia de La Esperanza, bajo el liderazgo de los Padres Agustinos. Desde entonces, ambas parroquias han trabajado juntas en lo pastoral, lo económico y lo litúrgico.

La Parroquia de Santa Ana y La Esperanza

En 1977, el Provincial de los Padres Agustinos solicitó al Arzobispo de Madrid la adjudicación de la Parroquia de Santa Ana con el fin de unificar ambas parroquias. Desde entonces, ambas parroquias funcionaron unidas en lo pastoral, económico y litúrgico. Sin embargo, la unión jurídica no se llevó a cabo hasta 1989, cuando la Parroquia de Nuestra Señora de la Esperanza sufrió un grave daño tras la caída de una grúa de construcción sobre ella. Desde entonces, ambas parroquias funcionan como una sola, bajo el nombre de Parroquia de Santa Ana y la Esperanza.

Hoy en día, la Parroquia de Santa Ana y la Esperanza sigue siendo un lugar de culto y espiritualidad importante para los fieles de Moratalaz y sus alrededores. Cuenta con una iglesia moderna y espacios destinados a la labor social, formación religiosa y cultural, esparcimiento y fomento de relaciones interpersonales entre los fieles, y orientación espiritual.

Fotos de la Parroquia de Santa Ana y La Esperanza

Haz clic en la siguiente foto para abrir la galería con todas las imágenes:

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad